Páginas

Reseña: Siempre será Diciembre - Wendy Davies

viernes, 7 de julio de 2017

Viernes, y como cada viernes toca... ¡RESEÑA! Y hoy es una novela muy especial de unas autoras que me encantan. Así que espero que os animéis y les deis una oportunidad. No os vais a arrepentir >.<

Ficha técnica:

Título: Siempre será Diciembre
AutorasWendy Davies
EditorialEdiciones SM
Número de páginas: 312

Sinopsis:

Sam ha muerto. El mar se llevó sus secretos y ahora solo quedan mentiras y esa sensación de ahogo que todo lo envuelve. Samantha no es ella misma. Jay no sabe lo que hizo. Todos tienen algo que ocultar y cada día que pasa es una cuenta atrás. Mañana quizá sea tarde.




Lo hicieron de nuevo. En esta ocasión han conseguido volver a enamorarme, encontrarme con las Wendy Davies de ''Recuerda que me quieres'', pues a pesar de que sus demás novelas me habían gustado mucho no había vuelto a sentir tantas emociones como en su primera novela.


Aunque debo decir que no son novelas comparables, pues aunque la pluma de las autoras sigue siendo mágica, la historia no tiene ese componente. 

''Recuerda que me quieres'' es hermosa, desgarradora y hermosa de nuevo. ''Siempre será Diciembre'' es desgarradora, desgarradora y finalmente hermosa.

Han sido muchos los momentos, y desde el principio, en los que he notado un nudo en la garganta y me he aguantado las ganas de llorar.

Supongo que es natural teniendo en cuenta de que la novela parte con la muerte de Sam Flynn, un chico de 18 años que ha muerto al caer por el acantilado. Además su mejor amigo es el último que estuvo con él y también saltó por el acantilado, pero no recuerda que pasó.

Los capítulos se intercalan entre Jay, el mejor amigo de Sam y Samantha, su hermana melliza. Y le hablan directamente a Sam. Por eso le llegamos a conocer sin conocerlo, a través de ellos, de lo que ellos le explican.

Sam es un personaje de luces y sombras, bueno y cruel a la vez. Resulta incomprensible en ocasiones, frío y a la vez cálido. A veces piensas que es un auténtico capullo y otras una víctima.
La narración es desgarradora, trasluce el sufrimiento de los dos protagonistas en cada palabra, como le querían y odiaban, como le echan de menos.

El final es esperanzador, a pesar de que no deja de ser una novela terriblemente triste.

Personalmente me ha encantado. Lo cierto es que disfruto muchísimo de las novelas que por encima de todo me hacen sentir, ya sea para bien o para mal, que me emocionen, que no me dejen indiferente. Y ésta es una de esas novelas.


No puedo más que recomendarla, porque me ha encantado.